Categorías

Newsletter

Marcas

Tueris es una diosa egipcia protectora de las mujeres embarazadas, símbolo de abundancia en la lactancia materna y también protectora de los recién nacidos. Tueris asistía a las mujeres durante el parto, por lo que era una divinidad muy popular. La imagen de esta diosa protectora se encontraba en las camas, reposacabezas e incluso artículos cosméticos.

Después de buscar diosas de todas las culturas que tuvieran relación con los temas que tratamos, me decidí por Tueris porque me parecía simpática la forma del hipopótamo; el símbolo de protección de la vida, llamado “sa”, que lleva cogido en las manos, me cautivó; me impresionó un talismán tan importante en la cultura egipcia bajo varios nombres. Su historia mitológica fue crucial para terminar de despertar en mí mi admiración.

Con la palabra Mundo quería mostrar una imagen de unión; para mí es una forma de agradecer a todas esas mujeres que he ido encontrando a raíz de mi embarazo, por esa “tribu” que hemos formado, donde nos vamos conociendo y compartiendo nuestras experiencias, nuestra andadura por la vida, compartiendo las cosas buenas y las cosas no tan buenas, dándonos apoyo las unas a las otras, compartiendo el día a día, nuestras emociones y sentimientos. Es como una familia enorme donde todo el mundo tiene su lugar; es maravilloso sentirse arropada de esta forma, ver crecer a nuestros hijos, nuestras familias; cada dia tengo el placer de conocer a más personas unidas por algo en común, el amor hacia los hijos, esa conciencia maternal y el interés por temas como son el porteo, el colecho, la lactancia materna… Estoy orgullosa de pertenecer a este circulo que hemos ido configurando. Y sobretodo me encanta el respeto que nos tenemos, apoyando todas nuestras decisiones, y aceptando cada manera de criar a nuestros hijos y de vivir, porque todas elegimos libremente cómo hacerlo pensando en lo mejor para ellos…

 

 

Mundo Tueris es mi manera de  hacer honor a todos los que participamos de todo este movimiento y filosofía.

Cada uno de nosotros formamos parte de este Mundo que hoy quiero compartir con todos vosotros.

Gracias por leer estas línias y gracias por estar ahí.

 

“Diosa de la fertilidad. Su nombre significa “La Grande” ( Ta -urt). El término Tueris es una helenización del egipcio. Estaba vinculada al nacimiento, era protectora de las embarazadas y favorecía la abundancia de leche materna. Sus sacerdotes puede que fueran médicos especialistas. A menudo recibe el nombre de Ojo de Ra, como hija suya y madre de Osiris e Isis. Fue una deidad doméstica; a veces de la ve junto a Bes en la cámara del nacimiento. Según Plutarco era concubina de Seth (que también puede aparecer en forma de hipopótamo macho), sin embargo Tueris se unió a las fuerzas de Horus en la batalla contra Seth. También era una diosa celeste que llevaba el título de “Misteriosa del horizonte“, representada por una estrella situada en el hemisferio norte del cielo o como una cerda. En una leyenda Tueris iba seguida por una gran  serpiente a la que los soldados de Horus descuartizaron. La conmemoración de este acontecimiento se celebraba por los soldados egipcios en una fiesta en la que troceaban una cuerda.

Se representaba con grandes pechos, cabeza de hipopótamo o de mujer, cola de cocodrilo y patas de león; su piel era de color negro y  llevaba un tocado con cuernos y el disco solar. Su figura aparece en las camas y en los vasos para poner leche. Había muchos amuletos de ella que portaban las mujeres embarazadas. Entre sus atributos se encuentra una antorcha, cuya llama exorciza a los demonios peligrosos. Se le adoraba entre las comunidades obreras del área tebana. Centro de culto fueron KarnakHeliópolis, Gebel Silsileh, Abu Simbel y Redesiyeh.”

TRANSLITERACIÓN: tAwrt
NOMBRE EGIPCIO: TAURET
NOMBRE GRIEGO/ROMANO: TUERIS
ICONOGRAFÍA: Hipopótamo hembra con patas de león, pechos humanos caídos y cola de cocodrilo. Se sujeta sobre dos símbolos de protección sa y tiene el vientre distendido, con aparentes signos de embarazo. Sobre la cabeza lleva el disco solar y cuernos de vaca. Cuerpo híbrido (como el mencionado anteriormente) y cabeza de mujer, coronada por dos cuernos liriformes y disco solar. Puede vestirse con una túnica amplia y sutil. Cerda (como diosa celeste).

 

SINOPSIS: Su nombre significa “La Grande” y fue patrona de las mujeres durante el embarazo, el parto y el nacimiento. Mitológicamente, asistía en el renacimiento de Ra cada mañana.

Sus orígenes pueden remontarse al Reino Antiguo (Textos de las Pirámides) donde aparece bajo el aspecto de otra divinidad más antigua, una diosa madre, cuyo culto pasó a ser de orden menor. Hasta la dinastía XVIII no figura con el nombre de Tueris.

Nos encontramos ante una divinidad híbrida, patrona del hogar que llegó a ser muy popular y cuyo origen quizá habría que buscarlo en una entidad divina relacionada con el agua. Esta función pudo asociarse a la rotura de la bolsa de agua de las mujeres gestantes, así como a la inundación anual del Nilo; en algunos lugares se lanzaban ofrendas al río en honor a la diosa para que tras la retirada de las aguas, regalara a Egipto con buenas cosechas.

Pese a sus cualidades benéficas, su aspecto es aparentemente feroz. Esta iconografía se justifica de forma sencilla: gracias a su cariz hostil tenía la facultad de espantar a los genios malignos que podían dañar a los niños o a las mujeres, especialmente durante el sueño. Por ello su imagen se grababa en los llamados “Marfiles Mágicos” del Reino Medio, en las camas, etc., en compañía de otros dioses con cualidades similares.

Como protectora de la alimentación y de la leche materna, aparecía en unos vasos especiales donde se introducía el sustento de los niños, para que los demonios o los seres adversos no retiraran la leche del pecho de las madres. Así, está vinculada con otras divinidades relacionadas con el nacimiento; la encontramos junto a Bes, protagonizado músicas y danzas mágicas para celebrar el natalicio del recién nacido. Por el mismo concepto, también participan en el renacimiento del difunto y, bajo esta función, formaban parte de los amuletos que debían proteger el cuerpo del finado.

Tueris se halla bajo la forma de un hipopótamo hembra de cualidades beneficiosas siempre relacionada con la fecundidad y la buena crianza de los niños, mientras que el malvado Seth puede ser representado con la misma apariencia, aunque de sexo masculino y, por tanto, negativo. Bajo tal aspecto, Seth es el peligroso hipopótamo que, no contento con atacar a Osiris y a Horus, acometía a las pequeñas embarcaciones que surcaban el Nilo. Según nos informa Plutarco, Tueris se convirtió en la esposa de Seth, pero la diosa no estaba de acuerdo con la titularidad del trono de Egipto, que pretendía su marido, y se alió con Horus.

En Heliópolis se la denominó “La que ha Parido la Enéada”.